lunes, 23 de abril de 2012

La evidencia

La evidencia El rocío negro sus blanduras de pensamiento y agonía En la distancia se acercaban a la materia colorida El cielo no correspondía sus motivos El halcón peregrino se reflejaba augurio La estación dubitativa no podía proyectar nada Todo se escondía lejanía En la música que parecía refractar el rocío negro Muchos cielos se alejaban al mismo tiempo El infinito en un segundo se volvía disco Los dioses sin pesar unidos Las blanduras de pronto feroces Granito negro en medio recordaban lo intacto La inocencia libre se tornaba enemiga Lo rápido en la presencia renovada El ojo En la materia nueva despierto La arena lo conmovía la consideraba sin espacio vivo En el rocío negro se escondían los felices La evidencia era no aparecer y hacer crecer lo imperceptible Más que un rumor de muertos Transitar lo inabarcable por pasar el día Tomar la fruta de la fiebre perenne Espejos de la sombra del verano Último halcón última angustia Todo unido ninguna luz hacía falta Todo ha quedado en el corazón negro Las hojas de tierra húmeda podrían ser huídas Los muertos más fuertes en el viento se sumergían Sin descanso las ausencias hacían a los otros No esperar lo sombrío bajo el puente de la luna Un rápido reflejo equivocaba las naves negras continuas El rocío A punto de perderse se hacía de noche De El hecho fantasma (2012). *La rosa blanca de Miquel Barceló.

jueves, 19 de abril de 2012

SÉRVULO GUTIÉRREZ

"Sérvulo es un pintor de pasión. La vigilancia racional no es su mejor facultad, puesto que todo en él denuncia al romántico, al hombre levantisco, y al artista enemigo de las fórmulas. Vida y obra en él son una permanente protesta, justa o no, eso no importa, pero sí orgullosa y vigente." Sebastián Salazar Bondy El color toma “el mando de su forma y ésta se desdibuja, se estremece, vibra y ondula al unísono de su pinceleo rápido, preciso, espontáneo, repentista e instintivo. Sus trazos son febriles, dislocados, caligráficos, de un lenguaje plástico de gramática particular, en la que se atropellan todas las normas de la lógica y se imponen las de un orden propio, instintivo, iluminado”. Teodoro Núñez Ureta

martes, 17 de abril de 2012

Tres poemas de EL HECHO FANTASMA

Tres poemas de EL HECHO FANTASMA



La negación


Los fundamentos negros
Los palacios de agua en el cielo degradados
Lo sólido basto luminoso respondía
La noche antes los bordes del sol
La fugacidad caía en el agua que abría el sol negro
La luz nacía la distancia aparecía santa
La noche en los cuerpos mudos
El día en los cuerpos mudos
La estrella lo ennegrecía todo
La nobleza en su frente figuraba tiempo antiguo
Crearían sus hijas las fuentes negras
La idea de lo eterno obstruyendo la falsedad
Los herederos lo sabían
Flor que recibía fuego negro
Los movimientos
Lucientes precisos consolaban una memoria realizada materia
La desaparición en la profunda luz anidaba
La amada desnuda se alejaba de toda forma de memoria
Sus rayos negros abrazaban toda la materia
En sus ojos
Se equilibraba el agua roja fuente del todo
Las creaturas frías de la noche ardían
Los mortales no entendían a la tierra en su mente
La imagen o los afectos para saber renacer
La escuadra del tiempo vacilaba sus celdas moradas
Desciende la noche cruza el cuerpo silencioso
Humedecido un valle abierto en el camino embriagaba
Seres grises esculpían el tiempo con sus frentes
Los puentes en el tiempo purpúreos
La luz que desconocía su fuente de armonía
Sepultada en la noche
Su belleza reanimaba la causa oscura del genio
Se alzaban sombrías las transformadas en más que luz
Clarecía extremo de beatitud
Se dormía el holocausto blanco
Los días inmortales olvidaban la noche
Murmurante el vivir se ampliaba muerte pronto olvidada
Susurrante materia negra que yacía en el día
Al despertar encontraba la serpiente roja del sueño
El día en el mar pensante
Inmóvil el cuerpo negro depositó la negación



La resistencia


El propósito de la luz fluía
Los negros esenciales se hacían líquidos
La vida lo llenaba todo los fluidos prohibidos
El nacer lo dificultaba todo
Salías en el agua prófuga llena de día
Los arcanos tan cercanos
La sangre en lo que se alcanzaba viviendo
La luz acontecía
Vida se le escapaba a dios
La noche era el cuerpo el día de lo que se alejaba
En la cima seguía siendo igual el sol
La vida moría la muerte lo intentaba
La vida fingía vivir la muerte asustada
El palacio de la brutalidad escindía
Dios lo olvidó todo
Los sólidos rememoran
El agua discurre profundidades que no serán expuestas
La materia negra brillaba hacía frío
Muriendo estaba el día
Los funerales en los límites la comprensión a un lado
Los fuegos paralelos nos dejaban
El sol lelo antes la propia tierra
El cismo no era obstáculo
La muerte no se extinguía
La muerte no se entendía más que vida
Los centros los líquidos los dioses muertos
El inmortal detenía el día
La lámpara cambiante por los jardines
Infinito infantil respondía
El agua es un sólido que olvidó
Hijo de la simplicidad te llenabas de agua clara
La materia incorpórea surge con élla el amor a los mundos nuevos
Posados en la tierra los hombres pájaros
El espejo negro de un cielo
Todo es apariencia conmutada
La vida es eterna
Los mares exaltados descubrían la noche
El amor ya no era deseado si no por absurdo e inmaterial
Los filos rojos de los mundos azules estaban sentenciados
El mortal no amanecía solo sabía de la vida
Los témpanos de sus sesos eran el mundo no visto
Sus sesos eran el mundo la resistencia
El anillo precioso antes de la desnudez de la luz iridisada
En las tinieblas un rostro oculto deseaba solo la muerte
La muerte que una luz unida abría



Ciclamen


En la noche trabajada el agua descendía su donaire
El día no solo amanecía
El ejercicio andante escogía la mañana para ver la fundación del precipicio
En las subidas del agua la soledad vivía
Los blancos aleteos merecían lo que pretendían
Vida por vida se serenaba la noche
En su nido negro las aguas tornaban a sus soles libres
Laberíntico ser de esposos nueva flor de emisiones dadas
Seguía el antes todo el caudal obscuro
El mar depositado escogía de quien se enamoraba el hilo prometido
El azul que a nadie miraba aspirar su aire
Se asomaban los ríos blancos la noche sosegada
La proximidad se delataba fresca sonoridad
El fruto vulnerado oteaba una gran sombra primera
Las islas plateadas en los apartados volvían a volar
La naturaleza común ya era voluntad
Los negros tan callados de las flores solo la figura
Buscando en la espesura se apagaban sus ojos grandes
Balbuceando de gracias derramado sin símbolos dejó sus cielos
Huiste decidido la aventura había muerto
El proveedor de los diamantes se llamaba naturaleza muerta
Ciclamen
Amoroso el espectáculo secreto conocías la gloria
Descubres la soledad que te enamora precocidad
La mirada avasallada se regalaba llaga abierta
Se acababa de romper el dulce las cercanías matándose
El amor que hiere el sentido las lámparas prófugas
Naciendo para que mueras
Profundo el centro el cautiverio trocado delicado
Yéndose de su hermosura decidió decir por primera vez te amo
Los blancos extraños la música callada
La vida es deuda en cuyos resplandores un ciego extraña
Las manchas de la perfección las aves negras de los umbrales
Un conjuro liberaba la frontera de los rojos ciegos
Los nativos veladores por si se dormían deseando
El amor conmigo de la mano decidido
Haciendo porque vivas ninguno que te vea
Algo perdido navega hacia el fantasma que te espera
El querer esquivo hacía el encuentro con la muerte
Te enamoras escondido viendo pasar el temor en las fronteras fieras
La llama extraña porque tiernamente intima
Primera nacencia primera voluntad oprimida
El río constelado el interior bálsamo divino
No había un sol acompañado que miraste sino un sol en la sequía



(...)

sábado, 14 de abril de 2012

El sol de lo fragmentado

El sol de lo fragmentado


.............A Lili Andia

.............Eres alta de varias angustias
.............Casi llega al amor tu brazo extendido
.............Yo tengo una guitarra con sueño de varios siglos

.............Emilio Adolfo Westphalen, “Las ínsulas extrañas”, 1933.


El sol recalando en las nubes lo primordial
El sol enfrentado al momento la fragilidad
Los fúnebres la respiración del mundo
El sol siempre los soles solos
Los puentes la verdad para los que sienten las muertes
Entre la futilidad el mundo nuevo
En la profundidad juzgada la verdad
En el silencio encallado el tiempo
El lento tan turbio como lo fulminante extinguido
Fuera de la noche al margen sin días
Para caer solo al caer la realidad
La realidad sobrenatural
El agua frágil tu licor frágil abriendo el amanecer
En el templo el temor de ser joven
La soledad una constelación ante el sol
Bajo los arcos blancos la muerte tan nacimiento tan flor
La vida fallando ante tanto temor
La soledad haciendo el interior de la noche
Los rápidos imperdonables esperando la luna
Los solos ante la puesta del sol haciendo los ojos
Los durmientes escanciando los árboles blancos
El sol vigilando el vuelo negro de las aves fijadoras
El sol de lo fragmentado encallado


De El hecho fantasma (2012).

jueves, 5 de abril de 2012

El hecho fantasma

El hecho fantasma


......Me he callado porque el silencio pone más cerca los labios
......Porque sólo el silencio sabe detener a la muerte en los umbrales
......Porque sólo el silencio sabe darse a la muerte sin reservas

......Emilio Adolfo Westphalen, “Abolición de la muerte”, 1935.


Te he amado como aman los desesperados
Escondiéndome agua negra o ave frágil
Sol paralelo al que se encadena tu huída
Pensando en la esclavitud de tu virtud
Te he seguido muerte en las manos sin retorno navegando el océano
Hábitat revoloteo que todo prolonga transformación
Horas blancas al torrente que todo lo extingue
Música en las aguas muertas tan indefensa derramándose
Toda onda marchándose en el sigilo
Dolores que se iniciaron como flores
O sombra que se vuelca antigua amiga
Barca negra que se abalanza aguas de féretro esperado
Lo dubitativo en el ataque al mar que al pasar la muerte olvida
El espejo hacia su frente roja intentando cerrarse
El impedimento sobre el fuego turquesa de la calma en las puertas
La amada armada en su camino sin prestigio todo de miedo
La belleza de la luz tan consternación pesa a los ciegos
Río amarillo que espera doblándose
La constelación del perdón exterior al mar
Arrastrándose la naturaleza en lo que refleja
Te he amado sin identidad con la certeza que todo apunta
Extraño inclinado de la predilección
Tal amor dador se llenó de dolor
Los hechos armados reflejados tiernamente en la noche
Teme la tierra dorada la isla de los muertos
Los ojos dulces hasta la mitad de los escudos reflejados
La llamada de la amada hasta la muerte
Como reina artífice me diste un escondite
Marea infértil de la infantil muerte
El abismarse primera flor fatal de la dedicación
Flotante azulada corazón rosa de la pena dorada
Tan olvido enlazado oh proseguir el día en las orillas
Lo colorido aproximándose aguas muertas
Un árbol en memoria del perdón nos aperciba
La muerte tan sutil atravesaba su sueño no trocado
El mar interminable es susodicho de la vida pasante
La barca grisente el peso de hermandad de las aguas al matar
Te he amado escarlata en mi garganta por negarme
Hermético llegando esmeraldas tan soñadas los astros como el tiempo
Las barcas hasta los zócalos de los globos al despertarse
Lágrima o laboratorio fantasma de lo que fueron ojos
Te he amado y te he matado y te he seguido


De El hecho poético (2012).

domingo, 1 de abril de 2012

II


















II

La muerte que recurría a la rosa gris no podía tener contacto con el sol porque el sol en nube la consumía. En lo mínimo la muerte en la rosa gris se abría de artificio, la luz secreta de los focos no en la calle de la ciudad negra, no en las azules compañías que no amanecían. La rosa gris convocaba a la creación, materia por resurgir, para sobrevivir, aunque sea la creación tardía.



*Fallen Angel (1981) de Jean Michael Basquiat.