viernes, 29 de junio de 2012

Mariacha de Ricardo E. Flórez

La mayor delicadeza en la mirada / Cuidando siempre de no romper nada / El supremo erotismo el aire sexual de un pie / Lo frágil fulminante en la sombra caminada / El abarcar autóctono un océano rojo bajo las faldas / Se sostiene todo el Perú andino en tu seno / Dadora de mar y hachas / Mariacha me amo por haberte conocido

sábado, 2 de junio de 2012

La consciencia del creador. Poemas en hucha de Pedro Granados

La consciencia del creador, acaso debemos dejarnos llevar por el impulso, la corriente, la dinamita, el asesinato brusco, justificado, injustificado para tocar, vislumbrar lo sorprendente, lo atrevido, lo real, lo poético de la noche; el poeta siempre de la noche, de la crisis de la vida hoy tan incierta de duración y justificación. Como dice el maestro Manuel Bandeira en Poética: Estou farto do lirismo comedido / Do lirismo bem comportado / Do lirismo funcionário público com livro de ponto expediente protocolo e manifestações de aprêço ao sr. diretor. (...) Quero antes o lirismo dos loucos / O lirismo dos bêbados / O lirismo difícil e pungente dos bêbados / O lirismo dos clowns de Shakespeare. // - Não quero mais saber do lirismo que não é libertação. Se entiende así cuando el poeta Pedro Granados dice en ¡Rompe Saraguey!: No creo en gelman / No creo en kozer / No creo en zurita / Menos en Milán (…) No son poetas. Jamás / Lo han sido. (…) Escapas de la caverna / De la opinión para figurar / En el entremés como telonero. Aunque diremos que le faltan muchos nombres al autor de Los poetas vivos y más vivos del Perú, y también de otras latitudes.* Decimos que se necesita mucho más; o es muy delicado Granados o es un destajador (y no a la manera posera de Nicanor Parra, del que se distancia en el poema anteriormente mencionado), pero no dudamos que Granados es joven, pendejo, y hermoso en su estado natural. Su naturalidad al Meter las palabras, aunque, y lo pedimos, Octavio Paz no sea superado: Dales la vuelta, / cógelas del rabo (chillen, putas), / azótalas, / dales azúcar en la boca a las rejegas, / ínflalas, globos, pínchalas, / sórbeles sangre y tuétanos, / sécalas, / cápalas, / písalas, gallo galante, / tuérceles el gaznate, cocinero, / desplúmalas, / destrípalas, toro, / buey, arrástralas, / hazlas, poeta, / haz que se traguen todas sus palabras. O el proverbial César Vallejo banco con las suyas, que se aparecen y desaparecen con todo sus secretos esperando, siempre esperando algo más humano o más extraño. Poemas en hucha (Paracaídas editores, 2012) le canta, le grita y a veces delira apasionado a lo real, con, en la conmiseración a Amy Winehouse, una poeta en su sentir y expresión como Billie Holiday, la de: Here is fruit for the crows to pluck, / for the rain to gather, for the wind to suck, / for the sun to rot, for the trees to drop, / here is a strange and bitter crop. Cierro esta reflexión hacia algo mayor pensando en el poema Cómo fue. Porque la verdadera poesía es anónima y no como algunos creen, para tratar en su miseria y capadocia de apoderarse de sus sentidos y controlar las rutas de los hombres libres, los poetas. Tan necios estos hombrecitos ciegos, tan estúpidos y tan aburridos. Y no atreverse a decir como Granados: Adicto soy. Y así ser real y delicado y también brutal. *Nosotros por fuego, no en los ojos ni en el cielo, sino en la boca, en la estaca, en el machete, en la metralleta, en la bomba diríamos: no creemos en José Carlos Yrigoyen, Andrea Cabel, ni en Mario Pera; sí en Víctor Coral, Paul Guillén y Mónica Beleván.