lunes, 31 de diciembre de 2012

Nadie más nativo…

...........................A José María Arguedas ...........................De tiempo muerto abrazado / El sol de mármol negro ................Nadie más nativo nadie más líquido / Que los pájaros del auxilio / Las edades lo nunca comenzado / El espacio irresistible de la diosa soledad primera / Es sombra el que reconoce su santuario / Los frutos de lo irreconciliable / La concreción está blanca como la naturaleza muerta / Las vírgenes tangibles la fidelidad deriva otra materia / La música negra todo temblor la víctima / El elogio de la muerte está sellado / Están las soledades prófugas el imperio irreconocible

Cuando nací, morí primero

Cuando nací, morí primero, / Cuando morí viví un segundo. / Primero y no un segundo viví: / Animal, poeta puro.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Saturno devorando a su hijo de Francisco de Goya

La poesía o el vuelo de la muerte

Ella misma se inventa en la guerra / Ella misma es el invento que juega *De La poesía o el vuelo de la muerte (2012).

sábado, 15 de diciembre de 2012

La victoria de José Clemente Orozco

Brilla por inerte

Dios / De / La / Noche / Del / Holocausto / Ríndete al misterio de la contemplación / Ahoga tu belleza / Insulta / Tu / Forma / Haz derrumbe y alegría *De La naturaleza de la rosa (2013).

sábado, 8 de diciembre de 2012

Viajar

Zumbante peligro el de estar sordo. / Amante belleza, la de estar no cuerdo... // Danza veritada en la almohada: / Correr... saltar y picar alumbramiento... / No vivir, morir de enamoramiento. / Vertiente de símbolo, guerra tomada. // Legalizar amor, de liberalidad: / Mendigar los frutos urgentes y niños; / Violar o educar a los viejos niños... / Amanecer a muerte... religiosidad. // Perdición del autorretrato en la boda: / Viajar... a viajar... desconocer, hoy romper... / Colegio, industria, camino corromper / Hasta la vida... no me haré muerte toda. // Poetizar licor... amamantar dolor; / Bella al no viajar... pureza de atacar: / Falacia, realidad guiar, maleducar... / Finura ejercitar... fisura del olor... *De Amórfor.

Oscar Niemeyer

*“No es el ángulo que me atrae. Ni la línea recta, dura, inflexible. Lo que me atrae es la curva sensual que se encuentra en el cuerpo de la mujer perfecta”. O. Niemeyer

Oscar Niemeyer

Poco a poco el santo presentía la debilidad del espacio / Su posición ambigua se oponía / Las relaciones que lo movían pulsaban sin retorno / La fórmula que lo hacía meditaba abstractos / Formas expansivas que deliberaban / Un reconocer cósmico / Lleno el blanco infinitamente flexible / El santo sin sentido aparecía desaparecía crudeza / Muy despacio borraba su sombra *De Arquitecturas (2013).

domingo, 2 de diciembre de 2012

Los Andes de Sérvulo Gutiérrez

Los Andes de Sérvulo Gutiérrez

Eres todo pero a ti nadie te quiere ver / Eres lo que quedará de todos pero te ignoran / Tu belleza tierna y rara / Rara porque todo lo envuelve / Tu naturaleza es delicada a pesar de lo fuerte que se te ve / Tu naturaleza primitiva me ilumina de una ternura desconocida / Eres seno y simiente y naturaleza / Y tu sombra tu sombra soy yo *De La naturaleza de la rosa (2013).

Lo supremo

..........................A la poesía............. El sabio piensa demasiado y nada sucede / El gran maldito ejecuta es ruin es el más libre / La transformación la sangre en el paisaje es lo nuevo / El criminal mano de Dios ejecuta las formas por llegar / El inocente llama para ser destruido / La noche llena la libertad / La Diosa del atrevimiento no se acongoja ríe / Infringir la ley es el secreto de vivir / No hay libertad con proporción / La naturaleza es abyecta libre / La poesía materia por destruir / El gran enfermo revela su magnitud de fuego rojo por contagiar / La bondad no es un reino para esperar / Lo criminal siempre se ejecutaría a pesar de la libertad / La vida tiembla ante la muerte / Lo fúnebre siempre aumentará / Lo irrealizable te llena de vigor / El Dios revela la posibilidad la deformación / El hijo es el abismo / Lo indudable lo desconocido / La muerte más cercana nos ama / No hay destino solo irrealidad que se reconoce / La franqueza es lo inútil / El límite lo no imperdonable *Canta, en una noche de agosto de 2011. **De Frases de Francis Bacon (2013).

Palas Atenea de Kimt

La belleza

………………………………..A Mónica Belevan…………. La belleza muerta o la de la fémina despierta, igual da (perturbación antigua), contradicción unida. / La belleza del futuro que sin espacio llega, dominante, un siglo cuando pare, algún instante. / La belleza posible, coincidir, algún contraste que salte lo imposible. / La belleza de preguntar, de encontrar un hecho sublime. La belleza o solo la sensación de matar. / La belleza que puede suceder, discriminar. La belleza recién diciendo victoria. / La belleza de la provocación (Las señoritas de Avignon), un hecho sin perdón hasta la pornografía. / La belleza de gritar, de que te griten ruin. / La belleza del delirio. *De Frases de Francis Bacon (2013).

sábado, 1 de diciembre de 2012

TIEMPO

Hacer de Dios... deshacer / Vuelo, mocedad, frío. / Lagrimar lento río, / Corazón, permanecer. / Presente, homo, no nacer... / Santa luz malherida. / Poesía, armar vida... / Desnacer, culpar fuente / Develada. ¡Oh! Poniente: / ¡Hora de Dios fallida! *De Amórfor (2008).

Oh Degas

Canción antigua

El aleteo invisible te enredaba en la frescura de la desaparición / Licor inflexible en los días más sutiles / Edades antiguas que el animal tiende / El agua nueva si supieras reconocer la orilla negra / Frágiles desolaciones tan próximas de socorrer y los siglos enemigos / No comprenderás nada / La grácil frescura de las semillas traspasaba las palabras / El agua desnuda amanecía / La soledad marina se deleitaba ante la muerte infinita / Los grandes ojos del agua negra de las iniciales / Lentamente el fuego pendiente te incitaba / En los cielos los llamados del tiempo nuevo / Tan claridad de la canción antigua / Los grandes ojos del aire lleno de pájaros amantes / Los grandes ojos de la tierra nocturnos que acababan de beber / Los grandes ojos del fuego en el mismo hecho de la muerte / La tierra negra increíble acompañada / Intima el misterio estirado de descendencia / El mar salvaje encerrado en el ojo astrónomo / Reconociendo lo irresistible tiemblas la vida te concede la muerte / Sombra en la que se abisma la única medida contemplativa / La excelencia de haber comprendido el perfume de la exactitud / Juventud ahora única de confidencia enloquecida / Los fragmentados tomaban a las hembras de la velocidad / La palabra amarilla inhallable espuma de las olas / Los espejos cortados igualados la realidad a punto de desaparecer / El aire desnudo fuliginoso sostenía el día / Los frágiles eran la memoria de la naturaleza / Los deseos azules vacilantes la jerarquía infantil / La muñequita verde lloraba / El aire de la saliva suntuoso / Fluctuante el deseo cenador agonizaba ilustración / Una tarde te extenderás viento del desarraigo / Las semillas graves en la noche comprenderás / El tiempo salvaje abierto en el agua o sólido de seda / Por no estar conformes silenciosamente resbalamos el ánimo anónimo / El desgaste universal la demolición del contemplar / El día de la vida todos colores de la muerte / Las palabras se apoderaban de lo que sucedía en las realidades no pensadas / Ruptura una necesidad infinita de frutos o enloquecimientos / Los sentimientos cero las aproximaciones solamente / El hecho de la muerte *De La precisión (2012).

viernes, 30 de noviembre de 2012

Antipoeta

Rosa frontal del cuerpo insano, ayúdame / A no morir en este obscuro cuerpo santo. / Déjame tocar y ser poeta en nacimiento... / Idolatrado fantasma que nutre el convento. // Rosa, homicida de piel, secreto, perdóname / Elevarme en mi nave, Arca de Anticristo. / Asaltar belleza, hégira de la pobreza, / Encandilada herida que sepulcros reza. // Nacer, no nacer parido, aparecer Cero. / Como Dios aéreo mitología embiste... / Poeta... ser y no haber nacido... impuro. // ¡Qué ida seré culpable, inocente por Vacío! / ¡Qué vuelta seré inculpado, de muerto... triste / Por haber dicho: Sí, ese Poema es mío... *La rosa blanca de Miquel Barceló.

martes, 27 de noviembre de 2012

Imagination de Mark Rothko

El hecho ignorado

Las formas abstractas están en el mundo / Las formas huídas / Las formas perdidas / Las formas lúcidas la profundidad de la materia sólida / Su permanencia suave multiplica el relieve de un corazón / Lo atraviesa todo una mano parecida / La mano de mármol la precisión y la plenitud circunda / La fecundidad vaga en las sombras / La forma que despierta sobrevuela tierras sonoras / Obstáculos que sostenían el mármol negro originario / Interioridad en una forma de las piedras fantasma / La muerte tiembla cuando los jardines se acercan / El río acaricia nuevas tonadas a uno de sus hombres / La danza con la lluvia acariciando la precisión fugitiva / En el hecho ignorado la soledad trabajaba *De La precisión (2012).

La precisión de la muerte alzada

La naturaleza definitiva el sol primitivo / La visión no natural organizada / La exactitud bogando las aguas negras / Rescoldo del mar que se presta al atravesar algún lugar / Formas únicas no autónomas se abrazaban / Destellos la comparación / Como una concentración tan excesiva / La sensación se iba deteniendo aérea para liberar / Ingenuidad que abarcaba lo que desaparecía / El tiempo prohibido tan silencioso / Las manos llagadas los sesos a los desiertos / El mar de rocas aparente licencioso / Lo ignorado más naturaleza en su destino nada definitivo / Esta fijeza lenta sumergida hecha naturaleza / El sol tornado basamento / La comprensión para el que se levanta como ola / Unida fugitiva / Rumor o aleteo que se está llevando nuestras fuentes / Sombra agua esclarecida / Tiempo minucioso luminoso / Cubierto el sol que se extinguía / Todo lo anunciaba el que se desvanecía / La barca lenta en sus detalles naturales fondo quedaba / Lo indudable sin noche y sin día / La precisión de la muerte alzada / Agua de hermandad fuegos de soledad / La rechazaron levantada sin equilibrio / La imitación de la naturaleza temía la vida pactada / Por el silencio no el placer / La muerte lograda el gran fundamento para no retornar / El momento indudable de la autenticidad / Los elementos burbujeantes aceptaban el realismo / Tenue microscópico las columnas del aire definitivo / Las visibles que no despertaban por la compañía / Encontrada el agua en el camino / La muerte sonriente / La putrefacción gran rastro del agua ascendente / Enarcado de pensamiento al que solo se teme si se huele / Inagotable *De La precisión (2012).

lunes, 26 de noviembre de 2012

Los cóndores violeta de Víctor Humareda

Para nombrar

.....................A Víctor Coral ...........El amor salvaje lo sagrado el gran amor / La poesía las noches interminables / Los días muertos en la espesura / Se atraviesan todos con sus días felices / Y el amor impertérrito aún amenaza / Al que lo ha perdido todo / Al que ha descubierto la santidad de la materia detenida / A todo el olvido que ha abrazado para sentirse unidad todavía / Al que canta sin esperar alguna lluvia en algún cielo / Al que muere sin saber lo que es la vida o lo que será / Todo el torrente enfrentado a la profundidad puesta / A lo prohibido que se ha tocado para amanecer / Más soledad todavía vislumbrar materia muerta que llora / Al que grita desbordado solamente porque está vivo / Y quiere hablar quiere contar la llegada a su extravío / Al misterio de desear más siempre lo que nos mata / A la esperanza que duda es siempre pero que violenta los remos / A todos los que lloran por despertar en el río de la vida / Al perdón / Para poder vislumbrar algo todavía / A los cielos rojos de los últimos días / Para soñar con la armonía de la otra vida / Ser dador universal / Ser un animal reconocer el amor / Atravesar el universo invisible para nombrar lo equivocado / Para despertar y no señalar nada conocido / Un cielo desierto despierta la desierta vida / Y así nos miran las santas dudas / A la poesía a lo que se poseía / A lo vivo / Al que vive y no sabe lo que le impide el día / Como pájaros detenidos en la espera eterna / Al que se desvanece al que lo siente amarillos en la noche / Al que espía todo como el ave libre / Al que espera y no sabe lo que le desespera / Todo lo inerte en el cielo / A la otra soledad que nos espera por descubrir / A la muerte tan viva / En donde no estamos cantaremos / Al que amenaza destruirlo todo en un instante / Y el niño abrazado fuerte a la espada azul / El niño inmenso / Ser equivocado existir ser real como el amor *De La precisión (2012).

viernes, 23 de noviembre de 2012

La naturaleza de la rosa

La distancia entre tú y yo es la muerte / Que muerde la rosa propensa // La distancia muerte nueva en tu pubis / La rosa del armamento suscribe // Ardiente devastada / La rosa que es se exhibe *De La naturaleza de la rosa (2013).

El lago de los cisnes de Víctor Humareda

No hay más vida que la que se morirá

Resplandece por inerte el campo el espesor / Un río una gota de sombra que la noche hará / Cúmulo de vida que se pierde / Tan ciudad tan mañana que se va / Por fatal por hermosa flor de la asfixia / Sin embargo sueñas montañas y verdad / No hay más vida que la que se morirá *De Grisente (2012).

sábado, 17 de noviembre de 2012

El hecho poético

Tú eres la soledad, el beso, consuélate, / El principio del aquí no encalla el tiempo en blanco: / Más serás tú hasta morir –sin mundo luto con suelo / Parte de la soledad nunca de lo conocido. // Calla el ansia el tambor, todo está más alejado, / Rendirte no la posibilidad está en la muerte, / La flor que plástica a tan tontos amontona, / La estrella que le parirá a la rosa se alía. // ¿Síndrome del desamor deja… ¿Culpen o perdonen? / La mayor frontera está en el yo de rencor abrazar a la reina; / Nunca joven danza la gruta la locura de cualquier unión… // Es ya de fuertes la venganza traída su yo de entierro: / Mutante dragón a dragón amar lo sufrido primero / La soledad el arco de los santos es la crisis la flor. *De La poesía o el vuelo de la muerte (2012). **Óleo de Víctor Humareda.

domingo, 16 de septiembre de 2012

La belleza mordida

La belleza mordida / La belleza descuartizada / La belleza ebria tan alta tan bella / La belleza muerta / La belleza en la mirada incierta / La locura mas la vida / La belleza primitiva / La belleza para morir la satisfacción / La belleza salvaje para vivir la asfixia / La belleza la perfección la destrucción *De Frases de Francis Bacon.

domingo, 19 de agosto de 2012

De risa destrucción

Despojos alcanzaría afilando poesía / Tumba de incongruencias monstruo de melodía / Burdel de vida asesina de cualquier condición real / Toda profundidad del dragón se embellece // Muerte ideal escándalo de tierra / Centros lúgubres de poetas asesinos / Presentimientos patologías terrorismo indulgencia delirio / Juventud entierras despojado // Barrocos elevas de terribles / Hermosos de valor de féretro de niños / De risa destrucción / Conductor de yeguas negras *Minotauro violando a una mujer (1933), de Pablo Picasso.

sábado, 7 de julio de 2012

La muerte del tiempo

La naturaleza muerta tan primitiva / La noche sumergida en su vuelta / La muerte subrepticia en la risa / No hay vida mayor que la levedad / La levedad de morir al contemplar / No hay muerte sin serenidad obtenida / La música del morir es el dolor / Si no hay dolor no se ha vivido / La muerte de la vida es la distancia instantánea / La vida es un error / Felizmente es un error y yo me voy *Caravaggio, siempre, Caravaggio.

viernes, 29 de junio de 2012

Mariacha de Ricardo E. Flórez

La mayor delicadeza en la mirada / Cuidando siempre de no romper nada / El supremo erotismo el aire sexual de un pie / Lo frágil fulminante en la sombra caminada / El abarcar autóctono un océano rojo bajo las faldas / Se sostiene todo el Perú andino en tu seno / Dadora de mar y hachas / Mariacha me amo por haberte conocido

sábado, 2 de junio de 2012

La consciencia del creador. Poemas en hucha de Pedro Granados

La consciencia del creador, acaso debemos dejarnos llevar por el impulso, la corriente, la dinamita, el asesinato brusco, justificado, injustificado para tocar, vislumbrar lo sorprendente, lo atrevido, lo real, lo poético de la noche; el poeta siempre de la noche, de la crisis de la vida hoy tan incierta de duración y justificación. Como dice el maestro Manuel Bandeira en Poética: Estou farto do lirismo comedido / Do lirismo bem comportado / Do lirismo funcionário público com livro de ponto expediente protocolo e manifestações de aprêço ao sr. diretor. (...) Quero antes o lirismo dos loucos / O lirismo dos bêbados / O lirismo difícil e pungente dos bêbados / O lirismo dos clowns de Shakespeare. // - Não quero mais saber do lirismo que não é libertação. Se entiende así cuando el poeta Pedro Granados dice en ¡Rompe Saraguey!: No creo en gelman / No creo en kozer / No creo en zurita / Menos en Milán (…) No son poetas. Jamás / Lo han sido. (…) Escapas de la caverna / De la opinión para figurar / En el entremés como telonero. Aunque diremos que le faltan muchos nombres al autor de Los poetas vivos y más vivos del Perú, y también de otras latitudes.* Decimos que se necesita mucho más; o es muy delicado Granados o es un destajador (y no a la manera posera de Nicanor Parra, del que se distancia en el poema anteriormente mencionado), pero no dudamos que Granados es joven, pendejo, y hermoso en su estado natural. Su naturalidad al Meter las palabras, aunque, y lo pedimos, Octavio Paz no sea superado: Dales la vuelta, / cógelas del rabo (chillen, putas), / azótalas, / dales azúcar en la boca a las rejegas, / ínflalas, globos, pínchalas, / sórbeles sangre y tuétanos, / sécalas, / cápalas, / písalas, gallo galante, / tuérceles el gaznate, cocinero, / desplúmalas, / destrípalas, toro, / buey, arrástralas, / hazlas, poeta, / haz que se traguen todas sus palabras. O el proverbial César Vallejo banco con las suyas, que se aparecen y desaparecen con todo sus secretos esperando, siempre esperando algo más humano o más extraño. Poemas en hucha (Paracaídas editores, 2012) le canta, le grita y a veces delira apasionado a lo real, con, en la conmiseración a Amy Winehouse, una poeta en su sentir y expresión como Billie Holiday, la de: Here is fruit for the crows to pluck, / for the rain to gather, for the wind to suck, / for the sun to rot, for the trees to drop, / here is a strange and bitter crop. Cierro esta reflexión hacia algo mayor pensando en el poema Cómo fue. Porque la verdadera poesía es anónima y no como algunos creen, para tratar en su miseria y capadocia de apoderarse de sus sentidos y controlar las rutas de los hombres libres, los poetas. Tan necios estos hombrecitos ciegos, tan estúpidos y tan aburridos. Y no atreverse a decir como Granados: Adicto soy. Y así ser real y delicado y también brutal. *Nosotros por fuego, no en los ojos ni en el cielo, sino en la boca, en la estaca, en el machete, en la metralleta, en la bomba diríamos: no creemos en José Carlos Yrigoyen, Andrea Cabel, ni en Mario Pera; sí en Víctor Coral, Paul Guillén y Mónica Beleván.

domingo, 27 de mayo de 2012

Ya es tarde

Ya es tarde Ya es tarde/ Ya es tarde para empezar a crear/ Algo único e irrelevante/ Algo unido a algo nuevo que sea el motivo de una muerte/ Algo aterido a algo semejante a la vida sin sustento ni profundidad/ Algo hermoso muerto o vivo/ Que no sea demasiado para que no zozobre de soledad/ Algo real y sin motivo/ Algo sin motivo que te buscará sonriente/ Qué duda cabe la vida dura/ La vida canta pero/ Lo que canta es la muerte/ Ya es muy tarde para empezar a crear algo nuevo *De Despertar para morir de Judas de la Cruz. **Viajero sobre un mar de nieblas de Caspar David Friedrich.

sábado, 12 de mayo de 2012

Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer Poco a poco el santo presentía la debilidad del espacio / Su posición ambigua se oponía / Las relaciones que lo movían pulsaban sin retorno / La fórmula que lo hacía meditaba abstractos / Formas expansivas que deliberaban / Un reconocer cósmico / Lleno el blanco infinitamente flexible / El santo sin sentido aparecía desaparecía crudeza / Muy despacio borraba su sombra *De Arquitecturas (2013).

miércoles, 9 de mayo de 2012

El surrealismo como necesidad primaria, antes y después de él, la destrucción Cocía inmoral paisaje Antes no de ser vacío Lento he de corromper en frío. Las claves o uniones de las corrientes artísticas en la actualidad ya no pasan de ser muy vagas suposiciones. Ya que en el hiperactivo del arte una sola avalancha es la que prima. Todo está en gran estado de desconexión y movimiento que se vislumbra perecible ante una guerra que nos moraliza de inevitables. El pequeño mundo que alguna vez tuvimos como especie en competición por hábitat cerrado, biotopo, hoy se ha convertido en universo sin competencia, al menos de este lado (hablo como parte de esta especie), por superhábitat abierto por el aprovechamiento ilimitado de las nuevas tecnologías. La imaginación, la que nos ha proveído el arte, nos ha remodelado como dioses capaces de finiquitar e iniciar nuevos mundos. Así con tal intensidad que la realidad parece y es nada más que nuestro propio juego mental. ¡Mira una piedra e imagínate que tiene sensaciones! –Uno dice para sí: ¿cómo es posible llegar siquiera a la idea de atribuirle una sensación a una cosa? ¡De la misma manera se la podría atribuir a un número! –Y ahora mira una mosca retorciéndose y de una vez estas dificultades se desvanecen, y el dolor parece poder agarrar aquí, donde antes todo era, por así decirlo, liso para él. Y así también un cadáver nos parece totalmente inaccesible al dolor. –Nuestra actitud hacia lo vivo no es la misma que hacia lo muerto. Todas nuestras reacciones son diferentes. (Ludwig Wittgenstein) (1) El ser entes vivos es lo que nos asume entre otros seres vivos, íntimamente, este juego se ve en la acción o idea artística (en el cine por ejemplo) de copular con otros seres vivos y aun muertos por previas elevaciones o deformaciones de la psiquis. El arte es un escenario de deformaciones como lo es la realidad. Y en el mismo instante en que un hombre baña a su hijo, mudo, otro se suicida por espectro agónico y un delicado avión brilla por explosión de terrorismo y, concurso, a la joven vecina le dan fuego extraño en su primer beso, alguien rocía con gasolina a unas ratas recién nacidas y les prende fuego, un científico, del mismo edificio, descubre el gen del amor: lo pierde todo. Lo olvida todo y nace. La bestia siempre nace en pureza de espectros desconocidos. Pero estos giros obtienen su infinitud en cuanto la obra de arte se ha terminado, para al instante ver su destrucción u olvido. Así lo evidencia Marcel Duchamp y así se ve en la inmensa valía que se le da a la especie que está en extinción, pues es una obra de arte que se termina. La obra de arte nace de la pérdida y por lo tanto debe mostrarnos lo que se perderá. Las corrientes artísticas en la actualidad son más y fuertemente un renacimiento (o un Risorgimento a lo Leopardi) de las precedentes pues es el momento de un nuevo orden en las fronteras borrosas, ya invisibles, de estos ismos como novedad. Esto se aprecia en el Movimiento Derrame de Chile y su “Breve tratado de chamanismo: nuevo manifiesto del surrealismo”, donde Roberto Yáñez recomienda que para reparar en una renovación: Hay que coger un hueso, ojalá un hueso negro y hay que bailar con ese hueso toda una noche haciendo el ridículo en una fiesta. En la primera noche de luna llena hay que enterrar el hueso en un sitio eriazo para que tome conciencia de sí mismo. Luego hay que fecundar una mujer y esperar que progrese en su embarazo. Hay que hablarle mentalmente al feto e informarle sobre la existencia del hueso sin que la madre sospeche nada. Luego el feto pensará en el hueso y se formará una idea sobre aquél. El parto debe ser normal y hay que convencer a la madre con argumentos mundanos. Con el lactante de tres semanas hay que acudir al sitio y hay que desenterrar al hueso y entregárselo al niño para que lo chupe como un juguete. A la madre hay que decirle que es un nuevo chupete que salió al mercado. El niño comenzará a balbucear palabras extrañas, las cuáles hay que registrar en una grabadora. Luego el texto extraño se anotará con todas sus variantes fonéticas. ¡Felicitaciones, usted está en posesión de un mensaje de los muertos! Demorará otro año en que usted será medium y hable con los muertos. El niño no sufrirá ningún daño y además de conversar con los muertos, usted se dedicará con mucho amor a su paternidad. (2) Existe un saber, una belleza rara, llamativa, en la destrucción. Seguramente es porque tras ella se ve inquebrantable algún resquicio imposible, sólido, vivo, casi invencible que se levanta o sobrevive a esta devastación para hacerlo todo detrás más bello, más peligroso, pero a fuerza de querer y ciclos infinitos, más destructivo. Erie esta peligrosidad está dotada de la variación. Sin remedio este poder absoluto yace del límite hacia su propio enigma. Porque ¿Cuál será su última superestructura? ¿Cuál fue la primera? Al margen de nuestra mente todo se tabula deslimitadamente y en ella, en su propio, precioso y preciso caos, todo ad forma en una solidez para no extraviarla en el vacío. Ahora, por ejemplo, haría una analogía perfecta entre nuestra mente que aprehende todo a su mundo a su vacío y la inobjetable capacidad del Universo de restaurar sus secretos. Y es que por cada conocimiento que atrapamos, poliforme, existen millones que se nos escapan. Ésta es la absolutabilidad de la poesía. No como conocimiento, necesariamente, sino como reconocimiento de lo bello. Y las figuras cambian, se tornan libres, confusas pero retornan estructuras al fin para desaparecer, para alturizar las nuevas bellezas en enigmas brutos y libres. Para que corran fantasías salvajes entre la mente. Concluiré citando dos poemas que se retruecan en fondo y forma. El primero pertenece a la Segunda parte del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1615) de Miguel de Cervantes Saavedra y a pesar de que éste pertenece a un debate o artificio mayor él es por sí solo una arquitectura, una oración mayor. El segundo y por todo lo contrario es de Poemas humanos (1923-1938) de César Vallejo. –Yo soy el dios poderoso en el aire y en la tierra y en el ancho mar undoso, y en cuanto el abismo encierra en su báratro espantoso. Nunca conocí qué es miedo; todo cuanto quiero puedo, aunque quiera lo imposible, y en todo lo que es posible mando, quito, pongo y vedo. (3) ¡Y si después de tantas palabras… ¡Y si después de tantas palabras, no sobrevive la palabra! ¡Si después de las alas de los pájaros, no sobrevive el pájaro parado! ¡Más valdría, en verdad, que se lo coman todo y acabemos! ¡Haber nacido para vivir de nuestra muerte! ¡Levantarse del cielo hacia la tierra por sus propios desastres y espiar el momento de apagar con su sombra su tiniebla! ¡Más valdría, francamente, que se lo coman todo y qué más da...! ¡Y si después de tanta historia, sucumbimos, no ya de eternidad, sino de esas cosas sencillas, como estar en la casa o ponerse a cavilar! ¡Y si luego encontramos, de buenas a primeras, que vivimos, a juzgar por la altura de los astros, por el peine y las manchas del pañuelo! ¡Más valdría, en verdad, que se lo coman todo, desde luego! Se dirá que tenemos en uno de los ojos mucha pena y también en el otro, mucha pena y en los dos, cuando miran, mucha pena... Entonces... ¡Claro!... Entonces... ¡ni palabra! (4) Debatiendo mi propia curiosidad y aceptando que son en multiplicidad los poemas que uno se atreve a citar en donde lo entendió por orden íntimo, me extenderé y llamaré un poema de Roberto Juarroz: Poema Otro poema interrumpe el poema que escribo, reclama su lugar. Ninguno admite postergaciones. Son dos hojas urgentes brotando superpuestas en el mismo punto de una rama. Llega entonces un pájaro y se posa en la rama. También él es un reclamo, el tercero en la aguja del instante. Pero de pronto el pájaro canta y en su canto no hay antes ni después, cabe más tiempo que en el tiempo, dos hojas, dos poemas simultáneos, dos llamados, quizá todos los llamados a la vez, sin que ninguno se borre, sin que ninguno desplace a los otros. La superposición de dos poemas y un pájaro ha venido ha enseñarme el concierto de todo sobre un punto. Un orden por encima del orden. (5) Notas (1) Investigaciones filosóficas, traducción de Alfonso García y Ulises Moulines, Editorial Crítica, Barcelona, 1988. (2) El manifiesto completo ha sido publicado en la Revista Derrame No 7, diciembre 2006, Santiago de Chile. (3) Capítulo XX: Donde se cuentan las bodas de Camacho el rico, con el suceso de Basilio el pobre. (4) Este poema lo cito porque concilia en cierta forma a Vallejo con el surrealismo, del que escribió: La última escuela de mayor cartel, el superrealismo, acaba de morir oficialmente. En verdad, el superrealismo, como escuela literaria, no representaba ningún aporte constructivo. Era una receta más de hacer poemas sobre medida, como lo son y serán las escuelas literarias de todos los tiempos. Más todavía. No era ni siquiera una receta original. (Autopsia del Superrealismo, 1930) Incluyendo una propuesta final, en el cierre del poema, sobre la búsqueda de Samuel Beckett de la literatura de la no-palabra. No sé si esto lo responde pero es seguro que está muy cerca o ya es. No quiero dejar de anotar que Vallejo, completamente, asume la riqueza de haber caído, hasta lo más alto del fondo. (5) Poema aparecido en La Gaceta, del Fondo de Cultura Económica, Nueva Época, No 294, Junio de 1995. *Las musas inquietantes de Giorgio de Chirico.

jueves, 3 de mayo de 2012

El hecho escarpado

El hecho escarpado : El pájaro estupefacto / Se refractaba en el agua callada / Todo le decía desciendes / Y la belleza se olvida // El pájaro olvidaba que volaba / La muerte ya no existía / El pájaro pensaba / En las rocas serias sobre élla // Hecho escarpado / A veces volaban las aguas negras **De El hecho fantasma (2012). *Pájaros de George Braque.

lunes, 23 de abril de 2012

La evidencia

La evidencia El rocío negro sus blanduras de pensamiento y agonía En la distancia se acercaban a la materia colorida El cielo no correspondía sus motivos El halcón peregrino se reflejaba augurio La estación dubitativa no podía proyectar nada Todo se escondía lejanía En la música que parecía refractar el rocío negro Muchos cielos se alejaban al mismo tiempo El infinito en un segundo se volvía disco Los dioses sin pesar unidos Las blanduras de pronto feroces Granito negro en medio recordaban lo intacto La inocencia libre se tornaba enemiga Lo rápido en la presencia renovada El ojo En la materia nueva despierto La arena lo conmovía la consideraba sin espacio vivo En el rocío negro se escondían los felices La evidencia era no aparecer y hacer crecer lo imperceptible Más que un rumor de muertos Transitar lo inabarcable por pasar el día Tomar la fruta de la fiebre perenne Espejos de la sombra del verano Último halcón última angustia Todo unido ninguna luz hacía falta Todo ha quedado en el corazón negro Las hojas de tierra húmeda podrían ser huídas Los muertos más fuertes en el viento se sumergían Sin descanso las ausencias hacían a los otros No esperar lo sombrío bajo el puente de la luna Un rápido reflejo equivocaba las naves negras continuas El rocío A punto de perderse se hacía de noche De El hecho fantasma (2012). *La rosa blanca de Miquel Barceló.

jueves, 19 de abril de 2012

SÉRVULO GUTIÉRREZ

"Sérvulo es un pintor de pasión. La vigilancia racional no es su mejor facultad, puesto que todo en él denuncia al romántico, al hombre levantisco, y al artista enemigo de las fórmulas. Vida y obra en él son una permanente protesta, justa o no, eso no importa, pero sí orgullosa y vigente." Sebastián Salazar Bondy El color toma “el mando de su forma y ésta se desdibuja, se estremece, vibra y ondula al unísono de su pinceleo rápido, preciso, espontáneo, repentista e instintivo. Sus trazos son febriles, dislocados, caligráficos, de un lenguaje plástico de gramática particular, en la que se atropellan todas las normas de la lógica y se imponen las de un orden propio, instintivo, iluminado”. Teodoro Núñez Ureta

martes, 17 de abril de 2012

Tres poemas de EL HECHO FANTASMA

Tres poemas de EL HECHO FANTASMA



La negación


Los fundamentos negros
Los palacios de agua en el cielo degradados
Lo sólido basto luminoso respondía
La noche antes los bordes del sol
La fugacidad caía en el agua que abría el sol negro
La luz nacía la distancia aparecía santa
La noche en los cuerpos mudos
El día en los cuerpos mudos
La estrella lo ennegrecía todo
La nobleza en su frente figuraba tiempo antiguo
Crearían sus hijas las fuentes negras
La idea de lo eterno obstruyendo la falsedad
Los herederos lo sabían
Flor que recibía fuego negro
Los movimientos
Lucientes precisos consolaban una memoria realizada materia
La desaparición en la profunda luz anidaba
La amada desnuda se alejaba de toda forma de memoria
Sus rayos negros abrazaban toda la materia
En sus ojos
Se equilibraba el agua roja fuente del todo
Las creaturas frías de la noche ardían
Los mortales no entendían a la tierra en su mente
La imagen o los afectos para saber renacer
La escuadra del tiempo vacilaba sus celdas moradas
Desciende la noche cruza el cuerpo silencioso
Humedecido un valle abierto en el camino embriagaba
Seres grises esculpían el tiempo con sus frentes
Los puentes en el tiempo purpúreos
La luz que desconocía su fuente de armonía
Sepultada en la noche
Su belleza reanimaba la causa oscura del genio
Se alzaban sombrías las transformadas en más que luz
Clarecía extremo de beatitud
Se dormía el holocausto blanco
Los días inmortales olvidaban la noche
Murmurante el vivir se ampliaba muerte pronto olvidada
Susurrante materia negra que yacía en el día
Al despertar encontraba la serpiente roja del sueño
El día en el mar pensante
Inmóvil el cuerpo negro depositó la negación



La resistencia


El propósito de la luz fluía
Los negros esenciales se hacían líquidos
La vida lo llenaba todo los fluidos prohibidos
El nacer lo dificultaba todo
Salías en el agua prófuga llena de día
Los arcanos tan cercanos
La sangre en lo que se alcanzaba viviendo
La luz acontecía
Vida se le escapaba a dios
La noche era el cuerpo el día de lo que se alejaba
En la cima seguía siendo igual el sol
La vida moría la muerte lo intentaba
La vida fingía vivir la muerte asustada
El palacio de la brutalidad escindía
Dios lo olvidó todo
Los sólidos rememoran
El agua discurre profundidades que no serán expuestas
La materia negra brillaba hacía frío
Muriendo estaba el día
Los funerales en los límites la comprensión a un lado
Los fuegos paralelos nos dejaban
El sol lelo antes la propia tierra
El cismo no era obstáculo
La muerte no se extinguía
La muerte no se entendía más que vida
Los centros los líquidos los dioses muertos
El inmortal detenía el día
La lámpara cambiante por los jardines
Infinito infantil respondía
El agua es un sólido que olvidó
Hijo de la simplicidad te llenabas de agua clara
La materia incorpórea surge con élla el amor a los mundos nuevos
Posados en la tierra los hombres pájaros
El espejo negro de un cielo
Todo es apariencia conmutada
La vida es eterna
Los mares exaltados descubrían la noche
El amor ya no era deseado si no por absurdo e inmaterial
Los filos rojos de los mundos azules estaban sentenciados
El mortal no amanecía solo sabía de la vida
Los témpanos de sus sesos eran el mundo no visto
Sus sesos eran el mundo la resistencia
El anillo precioso antes de la desnudez de la luz iridisada
En las tinieblas un rostro oculto deseaba solo la muerte
La muerte que una luz unida abría



Ciclamen


En la noche trabajada el agua descendía su donaire
El día no solo amanecía
El ejercicio andante escogía la mañana para ver la fundación del precipicio
En las subidas del agua la soledad vivía
Los blancos aleteos merecían lo que pretendían
Vida por vida se serenaba la noche
En su nido negro las aguas tornaban a sus soles libres
Laberíntico ser de esposos nueva flor de emisiones dadas
Seguía el antes todo el caudal obscuro
El mar depositado escogía de quien se enamoraba el hilo prometido
El azul que a nadie miraba aspirar su aire
Se asomaban los ríos blancos la noche sosegada
La proximidad se delataba fresca sonoridad
El fruto vulnerado oteaba una gran sombra primera
Las islas plateadas en los apartados volvían a volar
La naturaleza común ya era voluntad
Los negros tan callados de las flores solo la figura
Buscando en la espesura se apagaban sus ojos grandes
Balbuceando de gracias derramado sin símbolos dejó sus cielos
Huiste decidido la aventura había muerto
El proveedor de los diamantes se llamaba naturaleza muerta
Ciclamen
Amoroso el espectáculo secreto conocías la gloria
Descubres la soledad que te enamora precocidad
La mirada avasallada se regalaba llaga abierta
Se acababa de romper el dulce las cercanías matándose
El amor que hiere el sentido las lámparas prófugas
Naciendo para que mueras
Profundo el centro el cautiverio trocado delicado
Yéndose de su hermosura decidió decir por primera vez te amo
Los blancos extraños la música callada
La vida es deuda en cuyos resplandores un ciego extraña
Las manchas de la perfección las aves negras de los umbrales
Un conjuro liberaba la frontera de los rojos ciegos
Los nativos veladores por si se dormían deseando
El amor conmigo de la mano decidido
Haciendo porque vivas ninguno que te vea
Algo perdido navega hacia el fantasma que te espera
El querer esquivo hacía el encuentro con la muerte
Te enamoras escondido viendo pasar el temor en las fronteras fieras
La llama extraña porque tiernamente intima
Primera nacencia primera voluntad oprimida
El río constelado el interior bálsamo divino
No había un sol acompañado que miraste sino un sol en la sequía



(...)

sábado, 14 de abril de 2012

El sol de lo fragmentado

El sol de lo fragmentado


.............A Lili Andia

.............Eres alta de varias angustias
.............Casi llega al amor tu brazo extendido
.............Yo tengo una guitarra con sueño de varios siglos

.............Emilio Adolfo Westphalen, “Las ínsulas extrañas”, 1933.


El sol recalando en las nubes lo primordial
El sol enfrentado al momento la fragilidad
Los fúnebres la respiración del mundo
El sol siempre los soles solos
Los puentes la verdad para los que sienten las muertes
Entre la futilidad el mundo nuevo
En la profundidad juzgada la verdad
En el silencio encallado el tiempo
El lento tan turbio como lo fulminante extinguido
Fuera de la noche al margen sin días
Para caer solo al caer la realidad
La realidad sobrenatural
El agua frágil tu licor frágil abriendo el amanecer
En el templo el temor de ser joven
La soledad una constelación ante el sol
Bajo los arcos blancos la muerte tan nacimiento tan flor
La vida fallando ante tanto temor
La soledad haciendo el interior de la noche
Los rápidos imperdonables esperando la luna
Los solos ante la puesta del sol haciendo los ojos
Los durmientes escanciando los árboles blancos
El sol vigilando el vuelo negro de las aves fijadoras
El sol de lo fragmentado encallado


De El hecho fantasma (2012).

jueves, 5 de abril de 2012

El hecho fantasma

El hecho fantasma


......Me he callado porque el silencio pone más cerca los labios
......Porque sólo el silencio sabe detener a la muerte en los umbrales
......Porque sólo el silencio sabe darse a la muerte sin reservas

......Emilio Adolfo Westphalen, “Abolición de la muerte”, 1935.


Te he amado como aman los desesperados
Escondiéndome agua negra o ave frágil
Sol paralelo al que se encadena tu huída
Pensando en la esclavitud de tu virtud
Te he seguido muerte en las manos sin retorno navegando el océano
Hábitat revoloteo que todo prolonga transformación
Horas blancas al torrente que todo lo extingue
Música en las aguas muertas tan indefensa derramándose
Toda onda marchándose en el sigilo
Dolores que se iniciaron como flores
O sombra que se vuelca antigua amiga
Barca negra que se abalanza aguas de féretro esperado
Lo dubitativo en el ataque al mar que al pasar la muerte olvida
El espejo hacia su frente roja intentando cerrarse
El impedimento sobre el fuego turquesa de la calma en las puertas
La amada armada en su camino sin prestigio todo de miedo
La belleza de la luz tan consternación pesa a los ciegos
Río amarillo que espera doblándose
La constelación del perdón exterior al mar
Arrastrándose la naturaleza en lo que refleja
Te he amado sin identidad con la certeza que todo apunta
Extraño inclinado de la predilección
Tal amor dador se llenó de dolor
Los hechos armados reflejados tiernamente en la noche
Teme la tierra dorada la isla de los muertos
Los ojos dulces hasta la mitad de los escudos reflejados
La llamada de la amada hasta la muerte
Como reina artífice me diste un escondite
Marea infértil de la infantil muerte
El abismarse primera flor fatal de la dedicación
Flotante azulada corazón rosa de la pena dorada
Tan olvido enlazado oh proseguir el día en las orillas
Lo colorido aproximándose aguas muertas
Un árbol en memoria del perdón nos aperciba
La muerte tan sutil atravesaba su sueño no trocado
El mar interminable es susodicho de la vida pasante
La barca grisente el peso de hermandad de las aguas al matar
Te he amado escarlata en mi garganta por negarme
Hermético llegando esmeraldas tan soñadas los astros como el tiempo
Las barcas hasta los zócalos de los globos al despertarse
Lágrima o laboratorio fantasma de lo que fueron ojos
Te he amado y te he matado y te he seguido


De El hecho poético (2012).

domingo, 1 de abril de 2012

II


















II

La muerte que recurría a la rosa gris no podía tener contacto con el sol porque el sol en nube la consumía. En lo mínimo la muerte en la rosa gris se abría de artificio, la luz secreta de los focos no en la calle de la ciudad negra, no en las azules compañías que no amanecían. La rosa gris convocaba a la creación, materia por resurgir, para sobrevivir, aunque sea la creación tardía.



*Fallen Angel (1981) de Jean Michael Basquiat.

sábado, 24 de marzo de 2012

El hecho ignorado























El hecho ignorado


Las formas abstractas están en el mundo
Las formas huídas
Las formas perdidas
Las formas lúcidas la profundidad de la materia sólida
Su permanencia suave multiplica el relieve de un corazón
Lo atraviesa todo una mano parecida
La mano de mármol la precisión y la plenitud circunda
La fecundidad vaga en las sombras
La forma que despierta sobrevuela tierras sonoras
Obstáculos que sostenían el mármol negro originario
Interioridad en una forma de las piedras fantasma
La muerte tiembla cuando los jardines se acercan
El río acaricia nuevas tonadas a uno de sus hombres
La danza con la lluvia acariciando la precisión fugitiva
En el hecho ignorado la soledad trabaja



*El esclavo que se despierta (1530) de Miguel Ángel Buonarroti.

sábado, 17 de marzo de 2012

A Andrés César Valderrama Romero, Pipo






















A Andrés César Valderrama Romero, Pipo


La vida está ante el tiempo
Brusco instantáneo disecado
Todo el amor precipitado su naturaleza es de terror
Solo la tierra queda en su transformación
La vida es nada
Es el amor la naturaleza del amor
El amor mayor de terror
El amor instantáneo
El amor paisajes de batalla de alabanza
A pesar de todo de reconciliación
El amor horrible monstruo que se abalanza
El amor real satánico
Un vello desprendido calienta el océano
Los arcoíris negros superan la cabalgata el vuelo

jueves, 15 de marzo de 2012

Trilce - LXXIII






















LXXIII


HA TRIUNFADO OTRO ay. La verdad está allí.
Y quien tal actúa ¿no va a saber
amaestrar excelentes dijitígrados
para el ratón Sí ...No ... ?

Ha triunfado otro ay y contra nadie.
Oh exósmosis de agua químicamente pura.
Ah míos australes. Oh nuestros divinos.
Tengo pues derecho
a estar verde y contento y peligroso, y a ser
el cincel, miedo del bloque basto y vasto;
a meter la pata y a la risa.

Absurdo, sólo tú eres puro.
Absurdo, este exceso sólo ante ti se
suda de dorado placer.



*César Vallejo en rojo.

sábado, 10 de marzo de 2012

LAS IMPRECACIONES Manuel Scorza























Tal vez mañana los poetas pregunten


Tal vez mañana los poetas pregunten
por qué no celebramos la gracia de las muchachas;
tal vez mañana los poetas pregunten
por qué nuestros poemas
eran largas avenidas
por donde venía la ardiente cólera.

Yo respondo:
por todas partes oíamos el llanto,
por todas partes nos cercaba un muro de olas negras.
¿Iba a ser la Poesía
una solitaria columna de rocío?
Tenía que ser un relámpago perpetuo.

Mientras alguien padezca,
la rosa no podrá ser bella;
mientras alguien mire al pan con envidia,
el trigo no podrá dormir;
mientras llueva sobre el pecho de los mendigos,
mi corazón no sonreirá.

No digáis
ya más la muerte de los lirios.
Hay cosas más altas
que llorar amores perdidos:
el rumor de un pueblo que despierta
¡es más bello que el rocío!
El metal resplandeciente de su cólera
¡es más bello que la espuma!
Un Hombre Libre
¡es más puro que el diamante!

El poeta debe libertar al fuego
de su cárcel de ceniza.
El poeta debe encender la hoguera
donde se queme este mundo sombrío.



*La llama del alma: maestría y contemplación de José Clemente Orozco.

sábado, 25 de febrero de 2012

ARTE DE NAVEGAR Juan Ojeda
























Van Gogh en Arles


......................Und er schliesst das Weltall ein:
......................Diese ganze Welt voll Hobeit
......................Und Verzweiflung, voll von Gräbern

......................Hugo Von Hofmannsthal


¿Qué oculta la cansada estación, entre ramas resecas,
o el polvoriento brillo del aire? No el trabajo ceñido
por la premura, ni los oscuros cuidados nos consolarían.
La fuente es agostada, la seca hierba gime
Y el lamento escuchado con obstinación ahora nos aterra.

Fuego yermo es la sedienta rigidez del mundo.

¿Quién anudaría ese sueño o ardor que roe el espíritu?
El que ha perdido la razón en los desiertos de la Realidad
Persigue el vuelo de las aves como único camino.
Un rumor más triste que la vana sagacidad del hombre
Podría desmembrar esa sombra lancinante del muro,
Lenguas de niebla bajo inútiles palabras
Rendidas o muertas, vivas en su propia descomposición.

Aquí en las ribas estancadas
Hasta la belleza es hastío.

Pardas sombras reptantes
Ahuecan la memoria
Y el júbilo secreto de la muerte
Se enrosca sobre la vida estéril.

Este caminar a nada por orillas deshechas, guijarros
Limpios como la quieta ola que los cubre, ni viva ni muerta.
El mar de oro, sin embargo, resuena con su música vacía
Y es difícil percibir si estamos despiertos o dormidos,
Otras olas inmóviles rasgan el impalpable rostro
Que nos redime, venciéndonos, en inertes ojos
Sobrevivientes de nosotros mismos.

Al descender a las ribas, oyes
La pudrición de la Realidad.

Sorda superficie criba el vivir ya confuso,
Y sin nadie que aquí frecuentara, o contemplar
Como pueda llamarse, no poder nombrar nada
Es dentro del mundo como estallido muerto
Gobernar el silencio que relumbra y reposa, música seca
Después irse como se van todos.
¿Qué escucharías
En tu alma, ese universo atascado? No poder nombrar
Fuego de piedra, tiempo o palabra yerma.

Sólida bruma habitar, niebla horada y arde
Desflecada por el ruido de nutrir en pétreo exilio
Ebrio polvo del objeto y sabio hedor de muerto.
Este ir a nada y quién soporta así el mirar o ruina
Ojos quiébranse ahítos en vacío de cepo.

Nuestro indagar ha concluido
Y esta es la sabiduría: nada hay
Que explorar fuera de la fábula. Estos son los dominios
Del mundo que permanece incognoscible,
Y seguiremos penetrando lo impenetrable como una corona
De sueño. No existe nada
Que explorar en este mundo
Donde el tordo emigró dejando
Un herido reflejo sobre la fuente árida.

Tal vez el silencio nos permitiría
Recogernos en lo oscuro, en lo carente de vida
Y a cada manotazo del espíritu
Atrevernos a sepultar las sabias palabras.

Sólo el que nada ha contemplado
Puede acceder a lo real
Develar este incesante asombro
Que celebra, conmovido el íntimo espacio
Que madura en los ojos.

En el no saber está el saber
En la no vida está la verdad
En el no mundo está el mundo
Y este es el sentido de nuestro explorar:
Existir en un ardor confuso.



*El fuego muerto de Van Gogh.

LA SAL DE LA LENGUA Eugénio de Andrade























La sal de la lengua


Escucha, escucha; tengo aún
una cosa que decirte.
No es importante, lo sé, y no va
a salvar el mundo, no cambiará
la vida de nadie –mas ¿quién
es hoy capaz de salvar el mundo
o tan solo cambiar el sentido
de la vida de alguien?
Escúchame, no te entretengo.
Es poca cosa, como la llovizna
que lenta está llegando.
Son tres, cuatro palabras, poco
más. Palabras que te quiero confiar.
Para que no se extinga su lumbre,
su lumbre breve.
Palabras que mucho amé,
que tal vez ame todavía.
Ellas son la casa, la sal de la lengua.



*Así como todo ocurre, extraño, incompresible, inefables asuntos de vidas llenas de valor impreciso.

**El cíclope de Odilon Redon.

POEMA Roberto Juarroz






















Poema


Otro poema interrumpe el poema que escribo,
reclama su lugar.
Ninguno admite postergaciones.
Son dos hojas urgentes
brotando superpuestas
en el mismo punto de una rama.

Llega entonces un pájaro
y se posa en la rama.
También él es un reclamo,
el tercero en la aguja del instante.
Pero de pronto el pájaro canta
y en su canto no hay antes ni después,
cabe más tiempo que en el tiempo,
dos hojas, dos poemas simultáneos,
dos llamados,
quizá todos los llamados a la vez,
sin que ninguno se borre,
sin que ninguno desplace a los otros.

La superposición de dos poemas y un pájaro
ha venido ha enseñarme
el concierto de todo sobre un punto.

Un orden por encima del orden.



*Poema aparecido en La Gaceta, del Fondo de Cultura Económica, Nueva Época, No 294, Junio de 1995.

**Los espantapájaros de Carlos Bernasconi.

YO SOY EL DIOS PODEROSO Miguel de Cervantes Saavedra























Poema


-Yo soy el dios poderoso
en el aire y en la tierra
y en el ancho mar undoso,
y en cuanto el abismo encierra
en su báratro espantoso.
Nunca conocí qué es miedo;
todo cuanto quiero puedo,
aunque quiera lo imposible,
y en todo lo que es posible
mando, quito, pongo y vedo.



*Poema de Miguel de Cervantes Saavedra, pertenece a la Segunda parte del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1615). Capítulo XX: "Donde se cuentan las bodas de Camacho el rico, con el suceso de Basilio el pobre".

**Ángeles en formación acorazados y armados (c.1360) de Guariento di Arpo.

viernes, 24 de febrero de 2012

POEMA DEL MANICOMIO Carlos Oquendo de Amat
















POEMA DEL MANICOMIO


Tuve miedo
y me regresé de la locura

tuve miedo de ser

una rueda

un color
un paso


PORQUE MIS OJOS ERAN NIÑOS


Y mi corazón
un botón
más
de
mi camisa de fuerza


Pero hoy que mis ojos visten pantalones largos
veo la calle que está mendiga de pasos.



*Filicidio de Arturo Borda.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Poema en Sol...















Poema en Sol...


Me pregunto si eres tú
o si realmente soy yo.
Me pregunto si algún día sabré.
No firmas la belleza que me envías,
que ya me has enterrado y
yo no he firmado el mío.
El tuyo. El dado y no nadado
por secreto u ahogado.

Soy una madera podrida de luz
que flota en la playa de un ciego.
Yo soy el ciego y no el otro,
el tuyo y no el mío,
que jamás compra,
que todo me lo está quitando un banco.
Pobre de mi culpa y de los pequeños míos.

Que la casa es una moneda extraña
en la cual me pierdo o me ahogo.
Ya no sé, mañana, viviré
en una playa con los locos,
fumando o creyendo
que soy el Dios, el vidrio.

Que me he chocanado con el vidrio,
que ya no como ni vidrio.
Que me duele no poder o no encontrar
algún equivalente, equidistante mío,
que se atreva a publicar
mi libro. Tu libro, el libre.

Que aunque quiero verme libre,
soy un libro reciclado
que se come una botella de plástica
y aéreo sobreviviente de los:
estoy a punto de desfigurarme vivo.
Pero no quiero decir auxilio.
Soy el maquinador de Orión. Del-i-r-i-o.



*El sol negro de Hans Hartung.

POEMAS UNDERWOOD Martín Adán















Poemas underwood


Prosa dura y magnífica de las calles de la ciudad sin inquietudes estéticas.
Por ellas se va con la policía a la felicidad.
La poesía gafa de las ventanas es un secreto de costureras.
No hay más alegría que la de ser un hombre bien vestido.
Tu corazón es una bocina prohibida por las ordenanzas de tráfico.
Las casas rumian sus paces de buey.
Si dejaras saber que eres un poeta, irías a la comisaría.
Límpiate de entusiasmos los ojos.
Los automóviles te soban las caderas, volviendo la cabeza. Cree tú que son mujeres viciosas. Así tendrás tu aventura y tu sonrisa para después de la cena.
Los hombres que tropiezas tienen la carne encallecida de oficina.
El amor está en cualquier parte, pero en ninguna está de otro modo.
Pasan obreros con los ojos resentidos con la tarde, con la ciudad y con los hombres.
¿Por qué había de fusilarte la Checa? Tú no has acaparado sino tu alma.
La ciudad lame la noche como una gata famélica.
Y tú eres un hombre feliz, quizá el único hombre feliz.
Tienes camisa y no tienes grandes pensamientos de ninguna clase.
Ahora siento cólera contra los acusadores y los consoladores.
Spengler es un tío asmático, y Pirandello es un viejo estúpido, casi un personaje suyo.
Pero no he de enfurecerme por pequeñeces.
Mil cosas han hecho los hombres peores que sus culturas: Las novelas de Víctor Hugo, la democracia, la instrucción primaria, etcétera, etcétera, etcétera, etcétera.
Pero los hombres se empeñan en amarse los unos a los otros.
Y, como no lo consiguen, acaban por odiarse.
Porque no quieren creer que todo es irremediable.
La polis griega sospecho que fue un lupanar al que había que ir con revólver.
Y los griegos, a pesar de su cultura, fueron hombres felices.
Yo no he pecado mucho, pero ya sé de estas cosas.
Bertoldo diría estas cosas mejor, pero Bertoldo no las diría nunca. El no se mete en honduras -y está viejo, quiere paz y hasta apoya a los moderados.
El mundo no está precisamente loco, pero sí demasiado decente. No hay manera de hacerle hablar cuando está borracho. Cuando no lo está abomina de la borrachera o ama a su prójimo.
Pero yo no sé sinceramente qué es el mundo ni qué son los hombres.
Sólo sé que debo ser justo y honrado y amar a mi prójimo.
Y amo a los mil hombres que hay en mí, que nacen y mueren a cada instante y no viven nada.
He aquí mis prójimos.
La justicia es unas estatuas feas en las plazas de las ciudades.
Ninguna de ellas me gusta ni poco ni mucho -no son diosas ni mujeres.
Yo amo la justicia de las mujeres sin túnica y sin divinidad.
En punto a honradez, no soy de los peores.
Como mi pan a solas, sin dar envidia a mi prójimo.
Nací en una ciudad, y no sé ver el campo.
Me he ahorrado el pecado de desear que fuera mío.
En cambio deseo el cielo.
Casi soy un hombre virtuoso, casi un místico.
Me gustan los colores del cielo porque es seguro que no son tintes alemanes.
Me gusta andar por las calles algo perro, algo máquina, casi nada hombre.
No estoy muy convencido de mi humanidad; no quiero ser como los otros. No quiero ser feliz con permiso de la policía.
Ahora en las calles hay un poco de sol.
No sé quién se lo ha llevado, qué mal hombre, dejando manchas en el suelo como un animal degollado.
Pasa un perrito cojo -he aquí la única compasión, la única caridad, el único amor de que soy capaz.
Los perros no tienen Lenin, y esto les garantiza una vida humana pero verdadera.
Andar por las calles como los hombres de Pío Baroja -(todos un poco perros)-.
Mascar huesos como los poetas de Murger, pero con serenidad.
Pero los hombres tienen posvida.
Por eso dedican su vida al amor del prójimo.
El dinero lo hacen para matar el tiempo inútil, el tiempo vacío...
Diógenes es un mito -la humanización del perro.
El anhelo que tienen los grandes hombres de ser completamente perros. Los pequeños hombres quieren ser completamente grandes hombres, millonarios, a veces dioses.
Pero estas cosas deben decirse en voz baja -siento miedo de oírme a mí mismo.
Yo no soy un gran hombre -yo soy un hombre cualquiera que ensaya las grandes felicidades.
Pero la felicidad no basta a ser feliz.
El mundo está demasiado feo, y no hay manera de embellecerlo.
Sólo puedo imaginarlo como una ciudad de burdeles y fábricas bajo un aletazo de banderas rojas.
Yo me siento las manos delicadas.
¿Qué soy, qué quiero? Soy un hombre y no quiero nada.
O, tal vez, ser un hombre como los toros o como los otros.
Tú no tienes las orejas demasiadas grandes.
Yo quiero ser feliz de una manera pequeña. Con dulzura, con esperanza, con insatisfacción, con limitación, con tiempo, con perfección.
Ahora puedo embarcarme en un trasatlántico. E ir pescando durante la travesía aventuras como peces.
Pero ¿a donde iría yo?.
El mundo me es insuficiente.
Es demasiado grande, y no pudo desmenuzarlo en pequeñas satisfacciones como yo quiero.
La muerte es sólo un pensamiento, nada más, nada más...
Y yo quiero que sea un largo deleite con su fin, con su calidad.
El puerto, lleno de niebla, está demasiado romántico.
Citeres es un balneario norteamericano.
Las yanquis tienen la carne demasiado fresca, casi fría, casi muerta.
El panorama cambia como una película desde todas las esquinas.
El beso final ya suena en la sombra de la sala llena de candelas de cigarrillos. Pero está no es la escena final. Pero ello es por lo que el beso suena.
Nada me basta, ni siquiera la muerte; quiero medida, perfección, satisfacción, deleite.
¿Cómo he venido a parar en este cinema perdido y humoso?.
La tarde ya se habrá acabado en la ciudad. Y yo todavía me siento la tarde.
Ahora recuerdo perfectamente mis años inocentes. Y todos los malos pensamientos se me borran del alma. Me siento un hombre que no ha pecado nunca.
Estoy sin pasado, con un futuro excesivo.
A casa...



*Arlequín ajusticiado de Víctor Humareda.

jueves, 16 de febrero de 2012

IDIOTA DEL APOCALIPSIS Guillermo Chirinos Cúneo

















IDIOTA DEL APOCALIPSIS


Frente a la ciudad, frente al mundo, la madre bella ha parido un payaso irrisorio pero azul. ¡Maldito coito amarillo! Pero he aquí que hay una gran cosa que rueda, una cosa inmensa como el mundo, una buena cosa infinita como los planetas y astros que ocupan el universo; he aquí que hay una gran cosa que rueda y no cae, y que grita, casi con demencia, pasada la niñez olfateante, una vez llegada la juventud pálida: ¡Payaso azul! ¡payaso azul! Locura atacada y resplandor ignorado, grandeza de rey. Joven orgulloso de tu mísera plenitud, ¡Poeta!
Yo soy príncipe de las putas, y mis prendas son únicas: Sortija azul e higiene azul. Yo soy príncipe de las putas. Y mi alcahuatería oscurece en un burdel y pierde su olor lento. ¡Suciedad! ¡locura! Y esta podredumbre amarilla y líquida sobre mi lecho derrotada como agua o vómito de los muertos. Este cerebro. Esta demencia. Esta incontenible vehemencia sin países posibles que hacia la cargante tragedia y luciérnaga de enajenación levanta. Nace un paralítico sobre el mundo. Y sobre el mundo no hay caridad ni ayuda. ¿Paralítico de las cuevas rubias, quién el grito, quién la salvación, quién el disfraz para tu orbitante salida de los frascos negros, veneno del Médico Asesino? Oh, buenas gentes, marcianos torpes y espectros, esta es la catástrofe, mentiras y patrañas lo ocupan todo, ¡oh animales! Grandes animales somos, y que salimos de las panzas rosadas, de los ovarios claros y de las vulvas rubicundas y fuertes.
Ah! Yo tengo una alta mugre de cerdo.



*La locura personificada de Hieronymus Bosch.

L’albatros






















L’albatros


Souvent, pour s’amuser, les hommes d’équipage
Prennent des albatros, vastes oiseaux des mers,
Qui suivent, indolents compagnons de voyage,
Le navire glissant sur les gouffres amers.

A peine les ont-ils déposés sur les planches,
Que ces rois de l’azur, maladroits et honteux,
Laissent piteusement leurs grandes ailes blanches
Comme des avirons traîner à côté d’eux.

Ce voyageur ailé, comme il est gauche et veule!
Lui, naguère si beau, qu’il est comique et laid!
L’un agace son bec avec un brûle-gueule,
L’autre mime, en boitant, l’infirme qui volait!

Le Poète est semblable au prince des nuées
Qui hante la tempête et se rit de l’archer;
Exilé sur le sol au milieu des huées,
Ses ailes de géant l’empêchent de marcher.



EL ALBATROS


A menudo, por divertirse, los hombres de la tripulación
cogen albatros, grandes pájaros de los mares,
que siguen, como indolentes compañeros de viaje,
al navío que se desliza por los abismos amargos.

Apenas les han colocado en las planchas de cubierta,
estos reyes del cielo torpes y vergonzosos,
dejan lastimosamente sus grandes alas blancas
colgando como remos en sus costados.

¡Qué torpe y débil es este alado viajero!
Hace poco tan bello, ¡qué cómico y qué feo!
Uno le provoca dándole con una pipa en el pico,
otro imita, cojeando, al abatido que volaba.

El Poeta es semejante al príncipe de las nubes
que frecuenta la tempestad y se ríe del arquero;
desterrado en el suelo en medio de los abucheos,
sus alas de gigante le impiden caminar.



*Charles Baudelaire por Nadar.

martes, 14 de febrero de 2012

ANTONIN ARTAUD












CARTA AL SEÑOR LEGISLADOR DE LA LEY DE ESTUPEFACIENTES



Señor legislador,

Señor legislador de la ley de 1916, aceptada por el decreto de julio de 1917 sobre estupefacientes, eres un cretino.

Tu ley no sirve más que para fastidiar la farmacia mundial sin beneficio para el nivel toxicómano de la nación

porque

1º El número de toxicómanos que se aprovisionan en las farmacias es mínimo;
2º Los verdaderos toxicómanos no se aprovisionan en las farmacias;
3º Los toxicómanos que se aprovisionan en las farmacias son todos enfermos;
4º El número de toxicómanos enfermos es mínimo comparado con el de toxicómanos por placer;
5º Las restricciones farmacéuticas de la droga no molestarán jamás a los toxicómanos voluptuosos y organizados;
6º Siempre habrá infractores;
7º Siempre habrá toxicómanos por vicio de forma, por pasión;
8º Los toxicómanos enfermos tienen sobre la sociedad un derecho imperecedero, que se les deje en paz.

Es, sobre todo, una cuestión de conciencia.

La ley de estupefacientes pone en manos del inspector-usurpador de la salud pública el derecho de disponer del dolor de los hombres; es una pretensión singular de la medicina moderna el querer dictar sus reglas a la conciencia de cada uno. Todos los balidos de la carta oficial no tienen poder de acción frente a este acto de conciencia: más aún que la muerte, yo soy el dueño de mi dolor. Todo hombre es juez, y juez exclusivo, de la cantidad de dolor físico, y de la vacuidad mental que pueda soportar honestamente.

Lucidez o inlucidez, hay una lucidez que ninguna enfermedad podrá quitarme, es la que me dicta el sentimiento de mi vida física. Y si yo he perdido mi lucidez, la medicina no tiene otra cosa que hacer más que darme las sustancias que me permiten recuperar el uso de esa lucidez.

Señores dictadores de la escuela farmacéutica de Francia, sois unos pedantes roñosos; hay una cosa que debería medir mejor: que el opio es soberano, y ese mal se llama Angustia, en su forma mental, médica, sicológica, lógica o farmacéutica, como quieran.

La Angustia que hace locos.

La Angustia que hace suicidas.

La Angustia que hace condenados.

La Angustia que la medicina no conoce.

La Angustia que vuestro doctor no comprende.

La Angustia que lesiona la vida.

La Angustia que rompe el cordón umbilical de la vida.

Por vuestra inicua ley ponéis en manos de personas irresponsables, cretinos en medicina, farmacéuticos cochinos, jueces fraudulentos, doctores, comadronas, inspectores-doctorales, el derecho a disponer de mi angustia que es tan aguda como las agujas de todas las brújulas del infierno.

Temblores del cuerpo o del alma, no existe sismógrafo humano que permita llegar a una evaluación de mi dolor con precisión, que aquella, fulminante, de mi espíritu.

Toda la azarosa ciencia de los hombres no es superior al conocimiento inmediato que puedo tener de mi ser: Yo soy el único juez de lo que está en mí.

Volved a vuestros graneros, médicos hediondos, y tú también, Señor Legislador Moutonnier, que no deliras por amor a los hombres, sino por tradición de imbecilidad. Tu ignorancia de lo que es un hombre, sólo es igual a tu estupidez al pretender limitarlo. Yo te deseo que tu ley recaiga sobre tu padre, tu madre, tu mujer y tus hijos, y toda su posteridad. Y ahora me trago tu ley.



*Vino de Babilonia de Jean Michael Basquiat.

lunes, 13 de febrero de 2012

ANTONIN ARTAUD



















CARTA DE RODEZ (Fragmento)


No he traducido a Jabberwocky. He tratado de traducir un fragmento pero me aburrió. No me ha gustado nunca ese poema que me pareció siempre de un infantilismo afectado; me gustan los poemas que han brotado y no los lenguajes buscados. Yo quiero, cuando escribo o leo, sentir estirarse mi alma como en la Carroña, la Mártir o el Viaje a Citerea de Baudelaire. No me gustan los poemas o los lenguajes de superficie y que respiran felices ocios y logros del intelecto, apoyándose éste sobre el ano pero sin poner en ello alma o corazón. El ano es siempre terror, y yo no admito que se pierda un excremento sin desgarrarse por perder en ello también el alma, y no hay alma en Jabberwocky. Todo lo que no es un tétano del alma o no viene de un tétano del alma como los poemas de Baudelaire y de Edgar Poe no es verdadero y no puede ser recibido en la poesía. Jabberwocky es la obra de un castrado, de una especie de mestizo híbrido que ha triturado la conciencia para hacer salir de ella algo escrito, allí donde Baudelaire ha hecho salir escaras de afasia o de paraplegia y Edgar Poe mucosas ácidas como ácido prúsico, como ácido de la alcoholía, y eso hasta el envenenamiento y la locura. Porque si Edgar Poe fue encontrado muerto una mañana al borde de una vereda en Baltimore, no es en una crisis de delirium tremens debida al alcohol, sino porque algunos soeces que odiaban su genio y no querían su poesía lo han envenenado para impedirle vivir y manifestar lo insólito, horrífico dictamen que se manifiesta en sus versos. Uno puede inventarse su lengua y hacer hablar la lengua pura con un sentido fuera de lo gramatical pero es necesario que ese sentido sea válido en sí, es decir que venga del pavor — pavor esa vieja sierva de pena, ese sexo de cepo enterrado que saca sus versos de su enfermedad: el ser, y no soporta que se lo olvide. Jabberwocky es la obra de un aprovechador que ha querido intelectualmente alimentarse, él, harto de un convite bien servido, alimentarse del dolor de los otros. Y eso no se ha visto nunca en su poema y nadie lo ha dicho nunca. Pero yo lo digo porque lo he sentido. Cuando se cava la caca del ser y de su lenguaje, es necesario que el poema huela mal, y Jabberwocky es un poema que su autor se ha guardado bien de mantener en el ser uterino del sufrimiento donde todo gran poeta se ha mojado y donde, acostándose, él huele mal. Hay en Jabberwocky pasajes de fecalidad, pero es la fecalidad de un snob inglés, que riza en él lo obsceno como bucles en tenacillas calientes, como de una suerte de explorador de lo obsceno que se guarda bien de ser obsceno, él, como Baudelaire en su afasia terminal o como Edgar Poe sobre su boca de cloaca la mañana en que fue encontrado muerto de una apoplejía de ácido prúsico o de cianuro de potasio. Jabberwocky es la obra de un flojo que no ha querido sufrir su obra antes de escribirla, y eso se ve. Es la obra de un hombre que comía bien, y eso se siente en su escrito. Me gustan los poemas de los hambrientos, de los enfermos, de los parias, de los envenenados: François Villon, Charles Baudelaire, Edgar Poe, Gérard de Nerval, y los poemas de los supliciados del lenguaje que están en pérdida en sus escritos, y no de aquellos que se afectan perdidos para instalar mejor su conciencia y su ciencia y la pérdida y lo escrito. Los perdidos no lo saben, balan o braman de dolor y de horror. Abandonar el lenguaje y sus leyes para retorcerlos y pelar la carne sexual de la glotis de donde surgen las acritudes seminales del alma y los lamentos del inconsciente está muy bien, pero a condición de que el sexo se sienta como un orgasmo de insurgente, perdido, desnudo, uterino, lastimoso también, inocente, asombrado de que se lo repruebe, y que no aparezca, ese trabajo, como el éxito de una carencia donde el estilo hiede en cada ángulo de sus discordancias los olores a rancio de un espíritu harto, porque el hombre se ha hartado bien, aún cuando su carencia como en Jabberwocky es provocada como un alimento fortificante de más. Me gustan los poemas que hieden a carencia y no las comidas bien preparadas...

Nota: "Jabberwocky" es un poema sin sentido escrito por el británico Lewis Carroll, quien lo incluyó en su obra Alicia a través del espejo, en 1872. Jabberwocky es generalmente considerado como uno de los mejores poemas sin sentido escritos en idioma inglés.



*La bailarina española de Joan Miró.

KATATAY


















TUPAC AMARU KAMAQ TAYTANCHISMAN (HAYLLI-TAKI)A NUESTRO PADRE CREADOR TUPAC AMARU (HIMNO-CANCION)


A Doña Cayetana, mi madre india, que me protegió con sus lágrimas y su ternura, cuando yo era niño huérfano alojado en una casa hostil y ajena. A los comuneros de los cuatro ayllus de Puquio en quienes sentí por vez primera, la fuerza y la esperanza.
--------------------------------------------------------------------------------
Tupac Amaru, hijo del Dios Serpiente; hecho con la nieve del Salqantay; tu sombra llega al profundo corazón como la sombra del dios montaña, sin cesar y sin límites.
Tus ojos de serpiente dios que brillaban como el cristalino de todas las águilas, pudieron ver el porvenir, pudieron ver lejos. Aquí estoy, fortalecido por tu sangre, no muerto, gritando todavía.
Estoy gritando, soy tu pueblo; tú hiciste de nuevo mi alma; mis lágrimas las hiciste de nuevo; mi herida ordenaste que no se cerrara, que doliera cada vez más. Desde el día en que tú hablaste, desde el tiempo en que luchaste con el acerado y sanguinario español, desde el instante en que le escupiste a la cara; desde cuando tu hirviente sangre se derramó sobre la hirviente tierra, en mi corazón se apagó la paz y la resignación. No hay sino fuego, no hay sino odio de serpiente contra los demonios, nuestros amos.
Está cantando el río,
está llorando la calandria,
está dando vueltas el viento;
día y noche la paja de la estepa vibra;
nuestro río sagrado está bramando;
en las crestas de nuestros Wamanis montañas,
en su dientes, la nieve gotea y brilla.
¿En dónde estás desde que te mataron por nosotros?
Padre nuestro, escucha atentamente la voz de nuestros ríos; escucha a los temibles árboles de la gran selva; el canto endemoniado, blanquísimo del mar; escúchalos, padre mío, Serpiente Dios. ¡Estamos vivos; todavía somos! Del movimiento de los ríos y las piedras, de la danza de árboles y montañas, de su movimiento, bebemos sangre poderosa, cada vez más fuerte. ¡Nos estamos levantando, por tu casa, recordando tu nombre y tu muerte!
En los pueblos, con su corazón pequeñito, están llorando los niños.
En las punas, sin ropa, sin sombrero, sin abrigo, casi ciegos, los hombres están llorando, más tristes, más tristemente que los niños.
Bajo la sombra de algún árbol, todavía llora el hombre, Serpiente Dios, más herido que en tu tiempo; perseguido, como filas de piojos.
¡Escucha la vibración de mi cuerpo! Escucha el frío de mi sangre, su temblor helado.
Escucha sobre el árbol de lambras el canto de la paloma abandonada,
nunca amada;
el llanto dulce de los no caudalosos ríos, de los manantiales que suavemente
brotan al mundo.
¡Somos aún, vivimos! (Kachqanirakmi)
De tu inmensa herida, de tu dolor que nadie habría podido cerrar, se levanta para nosotros la rabia que hervía en tus venas. Hemos de alzarnos ya, padre, hermano nuestro, mi Dios Serpiente. Ya no le tenemos miedo al rayo de pólvora de los señores, a las balas y la metralla, ya no le tememos tanto. ¡Somos todavía! Voceando tu nombre, como los ríos crecientes y el fuego que devora la paja madura, como las multitudes infinitas de las hormigas selváticas, hemos de lanzarnos, hasta que nuestra tierra sea de veras nuestra tierra y nuestros pueblos nuestros pueblos.
Escucha, padre mío, mi Dios Serpiente, escucha:
las balas están matando,
las ametralladoras están reventando las venas,
los sables de hierro están cortando carne humana;
los caballos, son sus herrajes, con sus locos y pesados cascos, mi cabeza,
mi estómago están reventando,
aquí y en todas parte;
sobre el lomo helado de las colinas de Cerro de Pasco,
en las llanuras frías, en los caldeados valles de la costa,
sobre la gran yerba viva, entre los desiertos.
Padrecito mío, Dios Serpiente, tu rostro era como el gran cielo, óyeme: ahora el corazón de los señores es más espantosos, más sucio, inspira más odio. Han corrompido a nuestros propios hermanos, les han volteado el corazón y, con ellos, armados de armas que el propio demonio de los demonios no podría inventar y fabricar, nos matan. ¡Y sin embargo, hay una gran luz en nuestras vidas! ¡Estamos brillando! Hemos bajados a las ciudades de los señores. Desde allí te hablo.
Hemos bajado como las interminables filas de hormigas de la gran selva. Aquí estamos, contigo, jefe amado, inolvidable, eterno Amaru.
Nos arrebataron nuestras tierras. Nuestras ovejitas se alimentan con las hojas secas que el viento arrastra, que ni el viento quiere; nuestra única vaca lame agonizando la poca sal de la tierra. Serpiente Dios, padre nuestro: en tu tiempo éramos aún dueños, comuneros. Ahora, como perro que huye de la muerte, corremos hacia los valles calientes. Nos hemos extendido en miles de pueblos ajenos, aves despavoridas.
Escucha, padre mío: desde las quebradas lejanas, desde las pampas frías o quemantes que los falsos wiraqochas nos quitaron, hemos huido y nos hemos extendido por las cuatro regiones del mundo. Hay quienes se aferran a sus tierras amenazadas y pequeñas. Ellos se han quedado arriba, en sus querencias y, como nosotros, tiemblan de ira, piensan, contemplan. Ya no tememos a la muerte. Nuestras vidas son más frías, duelen más que la muerte. Escucha, Serpiente Dios: el azote, la cárcel, el sufrimiento inacabable, la muerte, nos han fortalecido, como a ti, hermano mayor, como a tu cuerpo y tu espíritu. ¿Hasta donde nos ha de empujar esta nueva vida? La fuerza que la muerte fermenta y cría en el hombre ¿no puede hacer que el hombre revuelva el mundo, que lo sacuda?
Estoy en Lima, en el inmenso pueblo, cabeza de los falsos wiraqochas. En la Pampa de Comas, sobre la arena, con mis lágrimas, con mi fuerza, con mi sangre, cantando, edifiqué una casa. El río de mi pueblo, su sombra, su gran cruz de madera, las yerbas y arbustos que florecen, rodeándolo, están, están palpitando dentro de esa casa; un picaflor dorado juega en el aire, sobre el techo.
Al inmenso pueblo de los señores hemos llegado y lo estamos removiendo. Con nuestro corazón lo alcanzamos, lo penetramos; con nuestro regocijo no extinguido, con la relampagueante alegría del hombre sufriente que tiene el poder de todos los cielos, con nuestros himnos antiguos y nuevos, lo estamos envolviendo. Hemos de lavar algo las culpas por siglos sedimentadas en esta cabeza corrompida de los falsos wiraqochas, con lágrimas, amor o fuego. ¡Con lo que sea! Somos miles de millares, aquí, ahora. Estamos juntos; nos hemos congregado pueblo por pueblo, nombre por nombre, y estamos apretando a esta inmensa ciudad que nos odiaba, que nos despreciaba como a excremento de caballos. Hemos de convertirla en pueblo de hombres que entonen los himnos de las cuatro regiones de nuestro mundo, en ciudad feliz, donde cada hombre trabaje, en inmenso pueblo que no odie y sea limpio, como la nieve de los dioses montañas donde la pestilencia del mal no llega jamás. Así es, así mismo ha de ser, padre mío, así mismo ha de ser, en tu nombre, que cae sobre la vida como una cascada de agua eterna que salta y alumbra todo el espíritu y el camino.
Tranquilo espera,
tranquilo oye,
tranquilo contempla este mundo.
Estoy bien ¡alzándome!
Canto;
mismo canto entono.
Aprendo ya la lengua de Castilla,
entiendo la rueda y la máquina;
con nosotros crece tu nombre;
hijos de wiraqochas te hablan y te
escuchan
como el guerrero maestro, fuego
puro que enardece, iluminando.
Viene la aurora.
Me cuentan que en otros pueblos
los hombres azotados, los que sufrían,
son ahora águilas, cóndores de
inmenso y libre vuelo.
Tranquilo espera.
Llegaremos más lejos que cuanto tú quisiste y soñaste.
Odiaremos más que cuanto tú odiaste;
amaremos más de lo que tú amaste,
con amor de paloma encantada, de calandria.
Tranquilo espera, con ese odio y con ese amor sin sosiego y sin límites, lo que tú no pudiste lo haremos nosotros.
Al helado lago que duerme, al negro precipicio, a la mosca azulada que ve y anuncia la muerte a la luna, las estrellas y la tierra, el suave y poderoso corazón del hombre; a todo ser viviente y no viviente, que está en el mundo, en el que alienta o no alienta la sangre, hombre o paloma, piedra o arena, haremos que se regocijen, que tengan luz infinita, Amaru, padre mío. La santa muerte vendrá sola, ya no lanzada con hondas trenzadas ni estallada por el rayo de pólvora. El mundo será el hombre, el hombre el mundo, todo a tu medida.



*Indio del Collao de Enrique Camino Brent.